dilluns, 26 de març de 2012

Entrevista amb Olga Carreras

L’Olga Carreras és una persona fantàstica i no només perquè va respondre l’entrevista si no perquè ho és.
A més d’això és una dels professionals amb més prestigi i importants en el món de l’UX disciplina que engloba tot allò relatiu a wireframes, usabilitat, accessibilitat, experiència d’usuari, prototipus web, etc.
Amb una àmplia i intensa trajectòria professional, que es demostra no només amb el seu currículum (que es d’aquells que fa tremolar els genolls) si no també com s’explica i com raona els conceptes, fent que tot s’entengui i resulti fàcil.


Aquí teniu l’entrevista sencera, personalment ens sentim molt honrats i agraïts de que ens hagi respost, així que: Moltes Gràcies Olga!!!!


Saliste en la lista de las 40 mujeres más influyentes en la red, ¿cómo se consigue esto?
La verdad es que me enteré una vez publicada la lista. Me gustaría verlo como un reconocimiento al esfuerzo que realizo por transmitir mi experiencia y conocimiento en diversas redes sociales, y en especial en mi blog, con cientos de horas invertidas (normalmente horas de sueño o robadas a mi familia) para crear artículos novedosos y herramientas de ayuda.

Arquitecto de la información, consultor, diseñador técnico, funcional, ¿cuál es el nombre correcto para alguien que piensa y diseña wireframes?
“Consultor” es un término demasiado vago. Las empresas me contratan como consultora, pero esto simplemente significa “experta en una materia”: accesibilidad, usabilidad, o en una a la que muchos clientes no saben poner nombre: la arquitectura de información.
Una de las responsabilidades del arquitecto de información es realizar el prototipado del sitio web. Por tanto el nombre correcto es “arquitecto de información”… lo cuál no quiere decir que todo el que realiza un wireframe sea un arquitecto de información.
Como resumía J.J.Garret, el arquitecto de información es quien durante la fase de “estrategia” identifica los objetivos, en la fase de “alcance” las necesidades de los usuarios, en la fase de “estructura” especifica las funcionalidades y requerimientos de la web, en la fase de “esqueleto” el diseño de los sistemas de navegación, organización, etiquetado y búsqueda y en la fase de “interfaz” prototipa la página.

¿Qué conocimientos debe tener un profesional de UX?
La Experiencia de Usuario (UX) implica idear no sólo sitios usables, sino útiles, deseables, encontrables, creíbles, valiosos y accesibles, según el famoso panel de Morville.

Es un enfoque multidisciplinar y por tanto un consultor UX debería estar formado en las diferentes disciplinas que integra. Debería tener amplios conocimientos sobre metodología, arquitectura de información y diseño de interacción; sobre usabilidad, accesibilidad, estándares web y técnicas de evaluación; debería tener formación en SEO, en analítica web, en marketing y persuabilidad, en diseño gráfico, en redes sociales.
Me gusta mucho el mapa mental “UX Curriculum”
http://theotherblog.com/wp-content/files/UXCurriculum.pdf que lo expresa de manera muy clara.

¿Eres autodidacta?
Cuando empecé no se habían publicado todavía las WCAG 1.0 o el “Designing Web Usability” de Nielsen, y acababa de salir el libro de Morville “Information Architecture for the World Wide Web”… lo cual me hace sentir un poco vieja.
Quiero decir que no se tenían los conocimientos (y ni siquiera los conceptos) ni mucho menos las posibilidades de formación, que existen hoy. Y aunque desde entonces he hecho cursos, sí que me considero fundamentalmente autodidacta, creo que como la mayoría de los consultores web de mi edad.
Pero en realidad lo que me ha ido formando ha sido la suerte que he tenido de poder participar en proyectos muy grandes, con clientes exigentes y acompañada por estupendos profesionales.

Comentando con un compañero que estuvo en el grupo Griho de la UdL, entramos en la polémica de que teorizar sobre usabilidad, métricas y técnicas está muy bien, pero que no se aproxima a la realidad del día a día de un arquitecto, consultor o “wireframero”, que tiene que lidiar con jefes, clientes, plazos de entrega, caprichos, etc., ¿cómo lo ves?
En un mundo ideal contaríamos con unos plazos, unos recursos y un presupuesto ilimitado y por supuesto no habría limitaciones técnicas. Ya sabemos que esto nunca ocurre, y que la metodología ideal es a menudo demasiado ambiciosa para gran parte de los proyectos.
Sin embargo siempre hay unos mínimos a aplicar para que podamos asegurar la calidad del resultado. Yo recomendaría la lectura del artículo “En busca del Diseño Centrado en el Usuario (DCU): definiciones, técnicas y una propuestahttp://www.nosolousabilidad.com/articulos/dcu.htm de Jordi Sánchez, donde repasa los HCI de guerrilla y hace su propuesta de mínimos.
En cuanto a lo de lidiar con jefes, clientes y caprichos, la experiencia te va enseñando, pero lo más importante es hacer valer nuestro trabajo, comunicarlo bien y sobre todo argumentar y fundamentar cada decisión, así como explicar los contras de los “caprichos” y proponer alternativas mejores.

La accesibilidad y la usabilidad van ligadas, pero ¿una web accesible es necesariamente usable? ¿Y al revés?
Una web usable debería ser accesible. Los estándares formales de usabilidad incluyen como atributo la accesibilidad. Por ejemplo en la ISO 9241-151, el punto 6.10 implica el cumplimiento de las WCAG. Y en general, cualquier propuesta de directrices de usabilidad con la que trabajes incluirá la accesibilidad como uno de los requisitos.
Por el contrario, que una web sea accesible no implica necesariamente que sea usable, aunque sin duda será más usable, pues hay muchas pautas de las WCAG que se asocian a menudo con la usabilidad como la claridad del lenguaje o el rotulado de los enlaces.
Por eso la accesibilidad se entiende a menudo como un subconjunto de la usabilidad y una pre-condición para la misma, aunque es un tema que siempre genera mucha discusión.

¿Podemos fiarnos de las herramientas de validación automática? Tawdis, Hera

El problema de las herramientas de validación no es tanto el validador en si, pues son muy útiles, sino cuando estos se utilizan incorrectamente para sustituir a una verdadera evaluación de accesibilidad, que ha de llevarla a cabo un evaluador experto.
Muchos de los problemas no pueden ser detectados por el validador automático, e incluso aquellos que detecta es el evaluador quién debe contextualizarlos e indicar la mejor manera de resolverlos, según cada caso.

¿La legislación actual protege realmente a los usuarios?, ¿dónde se puede quejar un usuario?
Yo creo que sí, el problema es que la legislación no se está cumpliendo y muchos de los sitios que deberían ser accesibles, o que incluso dicen serlo, no son realmente accesibles.
En la página del Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad
http://www.msps.es/politicaSocial/discapacidad/proteccionDerechos/home.htm
se puede encontrar el enlace a la Oficina Permanente Especializada, que analiza las denuncias y consultas realizadas; al Sistema Arbitral en materia de discapacidad encargado de la resolución extrajudicial de las quejas y reclamaciones; y a la unidad de Infracciones y Sanciones, donde se puede descargar el impreso de denuncia
http://www.msps.es/politicaSocial/discapacidad/proteccionDerechos/infraccionesSanciones.htm
En cualquier caso creo que lo primero que debe hacerse cuando se encuentra una barrera de accesibilidad en una web es comunicarla a los responsables de dicha web. En primer lugar porque si todos lo hiciéramos las empresas tendría más en cuenta la accesibilidad de sus páginas; y en segundo lugar porque, desgraciadamente, muchas veces los responsables de la web no saben si su web es realmente accesible o no, y a veces ni siquiera qué es la accesibilidad o las obligaciones legales que existen.

¿Cuál crees que es la responsabilidad de un Arquitecto de la información?
La responsabilidad técnica ya la ha comentado antes: identificar los objetivos, determinar la audiencia y las necesidades de los usuarios, especificar funcionalidades y requerimientos, diseñar los sistemas de navegación, organización, etiquetado y búsqueda o prototipar el sitio.
Sin embargo su responsabilidad va más allá, e implica crear un ambiente de colaboración, saber integrar a todos los implicados y comunicarles su trabajo efectivamente, o aunar las necesidades de la organización con las expectativas de los usuarios. Todo ello tiene mucho que ver con una serie de actitudes y aptitudes como expliqué en el artículo “Actitudes y aptitudes de un arquitecto de información
http://olgacarreras.blogspot.com.es/2012/02/actitudes-y-aptitudes-de-un-arquitecto.html

También hay quien dice que la usabilidad es una falacia, solo hay que ver cómo es un cajero automático, y todo el mundo lo sabe utilizar..., ¿qué piensas de esto?
Lo primero que pienso es que yo he enseñado a una persona de 65 años a sacar dinero de un cajero automático, así que sé que no todo el mundo lo sabe utilizar. También pienso en una máquina de refrescos ante la que he pasado muchas horas y que he enseñado a utilizar a decenas de personas frustradas de todas las edades.
El problema en realidad es la falta de empatía, la dificultad para ponernos en el lugar de los demás. Pensamos que todos los usuarios acceden de la misma: como nosotros. Creemos que a todos les resulta tan sencillo de usar como a nosotros que somos usuarios expertos.
Por eso la mejor terapia de choque ante alguien que no cree en la usabilidad o que piensa que su web (o cajero, o máquina de refresco) es fácil de usar, es que esté presente en un test con usuarios de su producto.

Al diseñar un prototipo web o de una aplicación ¿cómo debemos explicárselo al cliente? ¿Crees que somos conscientes de la capacidad del cliente de imaginar cómo será la aplicación?
Yo trabajo con prototipos funcionales de alta fidelidad elaborados con Axure, que permite mostrar al cliente como será y funcionará la aplicación sin un coste excesivamente alto.
El prototipo es el resultado además de un proceso en el que el cliente ha estado implicado desde el comienzo, con el que he estado trabajando estrechamente durante semanas y a veces incluso meses.
Cuando la persona que explica el prototipo al cliente es el propio arquitecto de información que lo ha realizado, y cuando este además es la persona que ha estado trabajando con el cliente en las fases previas a su construcción, ese problema no existe, o yo al menos todavía no lo he vivido.

¿Nos firmas un autógrafo?
Mejor nos tomamos un café cuando coincidamos :)